The Revenge Of God - Reveal: Rekhya

Ir abajo

The Revenge Of God - Reveal: Rekhya

Mensaje por Seemos Yantra el Mar Jul 31, 2018 11:46 am

Bienvenidos a "The Revenge Of God - Reveal: Rekhya". Hay una expresión común que reza "¿Que mas podrían quitarme ya que no me han quitado?". Lo cierto es que, aun no poseyendo ya nada mas que la existencia propia, es posible perder mas y mas, al punto que el asunto deja de ser contemplado como "una perdida de posesión" para pasar a ser "una ganancia de vacío". Para la mayoría de almas es tecnicamente imposible llegar a este nivel sin extinguirse, pero los daemons existen en este lindero negativo, añorando la entropía final, tal y como lo hizo su ancestra y progenitora, La Reina del Caos original. Encarar de lleno el peso de la tragedia primordial de la pérdida irreversible es un trauma tan severo que la mayoría de almas se destruyen al ser expuestas a esta terrible verdad. Pero algunas, solo algunas, logran sobrevivir al abrazar esta verdad con todo su ser, convirtiendose en agentes de la entropía. La mayoría cree que ese es el origen de Rekhya pero, lo cierto es que hay muchas otras teorías. Otros creen que ella es la encarnación de los lamentos y sentimientos de perdidas herculeos nacidos por todo lo que La Era de La Aflicción le robó a la creación, mientras que otros creen que ella es la amalgama resultante de todas las almas que quedaron varadas en El Camino Pálido, incapaces de pasar al mas allá con la destrucción del orden universal del karma. Sea cual sea la verdad, Rekhya es una persona solitaria pero amistosa que valora la amistad imperecedera por encima de cualquier cosa, incluso mas allá de la vida y es por ello que ella insta a sus amistades a darle la espalda a la vida: ¿por qué hacerle caso a algo que te separa de tus amigos cuando puedes quedarte con ellos para siempre? La gente se equivoca al temerle a la muerte. La muerte no es el adios: es regresar a casa, donde Rekhya te espera para estar contigo para siempre, siempre, siempre, siempre y siempre. Por eso, ¿que estas esperando? Rekhya te ayudará a deshacerte de esa molesta e inutil vida, esperandote con los brazos abiertos al otro lado. Solo tu y ella. Solo... Rekhya.

Aunque la gran mayoría teme a Rekhya, Honami no puede evitar sentir una lástima insondable por La Guadaña Sonriente pues, lejos de ver en ella una amenaza, tan solo vé una profunda y miserable cicatriz dejada atrás por el terrible dolor que La Era de La Aflicción dejó atrás con la inconmensurable perdida de almas y vida que dejó trás de sí. Para Honami, Rekhya no es muy diferente de una costra en una herida profunda: eventualmente se secará y caerá por si misma para desaparecer dejando atrás tan solo un desagradable recordatorio de haber estado allí.

Arkiel Gabranth comprende que una existencia como la de Rekhya aparesca en un momento como este, pero tal cosa es un severo impedimento a sus planes pues, si bien el diablo no tiene mayor interés en la muerte, si le es de sumo interés poder tener control sobre el flujo de almas, asegurando así que estas sean sentenciadas y castigadas como lo deben ser, en vez de tener una demente ejerciendo juicios sin sentido sobre justos y pecadores por igual. Quizá de momento no sea problemática, pero si Rekhya logra ascender a deidad oficial de la muerte, esto podría traerle severos problemas al Señor de Ahemath.

Curiosamente, y a pesar de los opuesto de sus visiones, Zeruel mantiene una relación de buenos terminos con Rekhya. El Campeón de Celestia sabe perfectamente que La Guadaña Sonriente está completamente loca, pero tambien sabe que jamás ha lastimado de forma alguna ningun alma que haya caido bajo su cuidado. De hecho, el amor y cariño obsesivo que La Guadaña Sonriente profesa para con aquellos que ya no están en la tierra de los vivos es tal que, a los ojos de Zeruel, raya con lo maternal lo que, a su parecer, le haría una excelente candidata para ser la nueva Señora De Las Tumbas. Tan solo habría que enzeñarle a desprenderse de "sus amigos" de manera natural y todo estaría perfecto.

Por alguna razón, Empyrea se siente particularmente perturbada en presencia de Rekhya. Según la comandante, Rekhya tiende a hablar en broma la mayoría del tiempo pero, de cuando en cuando, cuando se digna a hablar en serio, esta suena demasiado semejante a Naomi Oris y su afinidad enfermiza por la entropía, dandole a veces la escalofriante impresión de estar, nuevamente frente a La Reina del Caos. Esto es especialmente enervante porque, de alguna forma que Empyrea no puede aun explicar, Rekhya tiene una particular prelidección por interpretar constantemente, en su ósea gaita caledona, la melodía conocida como "EXEC_COSMOFLIPS//", el requiem en Triangel (la lengua ModROM) que se volvió el himno militar de La Reina del Caos.

La relación entre Rekhya y Kanno es complicada y delicada. La Ladrona de Suzurros tiene que mantener una distancia segura de La Guadaña Sonriente sabiendo que podría despojarle de su esencia vital y alma si "la emociona demasiado", considerando su inestable estado mental. No obstante, Kanno sabe que no hay mejor fuente de secretos perdidos que los que guardan las almas de los que han partido. Por ende (y, por lo menos por ahora), Kanno considera que mantener a Rekhya entretenida es muy util, así eso la fuerza a hacer cosas que incluso La Ladrona de Suzurros considera "ajenas a sus gustos y deleites".

Ostos es relativamente indiferente a Rekhya. El Cazador entiende que la aparición de una personificación de la muerte es natural y, por ende, no le preocupa en lo mas mínimo, dado que la muerte es tan solo un estado transitivo de la vida. Es cuando ese estado se prolonga demasiado o da paso a la abominación de los undead que es necesario tomar acción. Aun así, Ostos tiene plena confianza en que, de darse problemas, romper huesos secos y quemar carne podrida no está por encima de sus habilidades a la de cualquier cazador digno.

Es quizas, Ameshattar quien siente mayor rechazo ante la presencia de Rekhya, pues atisba que, de asumir el lugar de Señora de Las Tumbas, Rekhya decida jugar una suerte de competencia lúdica con La Flama Eterna para ver "quien se queda con mas amigos", viendo maneras de alentar a los bravíos heroes en actos de mayor (y, posiblemente innecesario), sacrificio con tal de quedarse con sus almas, reclamandolas para su lado en tal retorcido juego. Aun si La Guadaña Sonriente no hiciera esto, Ameshattar no puede evitar sentir que saber que expone a aquellos a quienes inspira al abrazo final de alguien como Rekhya solo le empuja a hacer lo indecible porque aquellos que la sigan sobrevivan por encima de toda probabilidad.

Ruenis sabe que la muerte es una consecuencia natural de la vida y que, por ende, es tan imprescindible como esta. Sin embargo, sabe de igual forma que, conforme las civilizaciones avanzan, estas desarrollan técnicas y conocimiento suficiente para frenar casi todas las causas posibles de muerte de tal forma que, cuando la muerte llega, es una cuestión mas de predestinación que de negligencia por lo que no siente que nadie deba temer a una existencia como la de Rekhya. Simplemente ha de ser comprendida como un estado transitorio.

Por su parte, Darielle es uno de los pocos "amigos cercanos" de Rekhya que no ha perdido la vida y que frecuenta a La Guadaña Sonriente muy a menudo, invitandola a "fiestas y eventos donde una dama de su altura y clase es bien recibida y apreciada como se merece". Muchos rumorean que El Conjurador Azul tiene planes para Rekhya pero, a simple vista, pareciera ser que el excentrico Darielle simplemente encuentra un alma afín en La Guadaña Sonriente cuando esta se deleita con desenfreno y abandono al son de un violín gótico, maldito y antinatural, exaltando las bellezas inversas de la obscuridad.

Alineamiento: Chaotic Evil
Folios de interés: Death, Chaos, Darkness, Destruction, Evil
Arma Favorecida: Scythe

Campeones Conocidos:

* K-ToD.N..- Siempre en busca de mas almas abandonadas que unir a su siempre creciente legión, Rekhya encontró a K-ToD.N. abandonado en las ruinas de la capital no-muerta, Sylthranos. Si bien La Guadaña Sonriente jamás fué particularmente dada a la tecnología, muchas de las almas que le acompañan pertenecieron alguna vez a grandes inventores y fué con su ayuda que la sombría dama pudo poner de vuelta en estado funcional a K-ToD.N. Sin embargo, el Memetic Joe ya no es el mismo que solía ser durante su época en los pasillos dorados de la academia de planeswalkers y, ya sea como resultado de los horrores que atisbó a lo largo de La Era de La Aflicción o por la particular manera en que Rekhya le trajo de vuelta, su mutable rostro de cristal ahora muestra una y otra vez escenas fracturadas de una extraña y apocalíptica historia en donde pixeleadas criaturas desatan su furiosa venganza en 8-bits sobre el cosmos tridimensional con marquesinas en los bordes superior e inferior de la imagen pasando constantemente el mensaje "LOS CLÁSICOS NUNCA PASAN DE MODA: SOLO REGRESAN PARA VENGARSE. LOS OLVIDADOS TENDRÁN SU VENGANZA.".

* Verticha.- Despues de caer en batalla defendiendo la mansión de Arbol Dual hasta el último aliento, el cuerpo de un aun moribundo Verticha fué llevado a Sylthranos, la capital de Endelphya, donde Chirikyat, Señora de Las Tumbas, inició el ritual que transformaría al dragón de nubes en un ravener bajo su control absoluto. No obstante, el proceso fué interrumpido por El Rey de Arkylia, quien se enfrentó en singular duelo contra Chirikyat y, aunque fué vencido, se llevó consigo el gusto de arrebatarle a La Señora de Las Tumbas su trofeo de guerra, quedando en las manos de su hermana y la subsecuente sucesora en el trono de Arkylia. Fué Liesse quien se valió de artes obscuras y prohibidas para los eldar con el fín de terminar lo que Chirikyat había comenzado y así tener un arma final contra La Reina del Caos (subestimando por mucho el poder que esta tenía realmente). Fué en los miserables fragmentos que quedaron flotando en el vacío de la capa destruida que Rekhya encontró a un hambriento Verticha, desesperado por encontrar mas almas que consumir para mantener su nueva forma subsistiendo. Generosa para con los olvidados y despreciados, La Guadaña Sonriente le ofreció a Verticha un sabroso contingente de almas que consumir pues, aun cuando Rekhya recibe todas las almas con brazos abiertos, existen aquellas almas que no solo le rechazan sino que son violentas y hostiles para con ella y cualquier otra existencia. Almas tan agresivas y negativas tienen por destino realidades brutales como El Abismo, donde eventualmente se volverán larvas demoniacas. Rekhya no tiene interés en ese tipo de almas y por algún tiempo se había estado preguntando que hacer con ellas, pero ahora tenía un uso excelente para ello: ahora podía ofrecerselas a su nuevo amigo, Verticha, en un gesto de amistad eterna, recordandole en todo momento lo afortunado que era de haberse encontrado con ella, quien jamás lo abandonaría o usaría como aquellos que el había protegido hasta el último aliento. Aquellos que le dieron la espalda, aquellos que le traicionaron. Fiel (y dependiente, en gran medida) a su nueva aliada, Verticha no guarda esperanza de regresar a su forma original pero sí de realizar una espectacular venganza sobre aquellos que le llevaron a su estado actual tal y como a aquellos que le dieron la espalda y lo dejaron atrás cuando el peleó hasta el final. Frase icónica: "Las almas vienen en muchos sabores, ¿sabes? Sin embargo, ningun sabor se compara al de el alma de un traidor. Especialmente, si el traicionado es el comenzal. Oh, si... es el plato frío mejor servido."

* Mabelle.- La vida no es facil cuando eres una niña introvertida que gusta de cosas que la mayoría juzga de antinatural o inquietantes. Es mas difícil aun cuando eres perseguida por gran parte de la población de tu mundo, acusandote de ser un abominación, la mezcla maldita de la sangre de los vivos con los muertos. Y, bueno, se torna considerablemente mas difícil cuando resulta que eres la última sobreviviente de una hecatombe de consecuencias apocalípticas que ha barrido con toda la vida sobre el mundo, dejando solo a los putridos remanentes de lo que alguna vez fué la humanidad deambulando sin rumbo por las calles vacías, buscando de manera incesante con que saciar su hambre por energía vital ahora extincta hasta que el tiempo y el desgaste les desmorona. A diferencia del resto, Mabelle puede caminar entre estos hambrientos cadaveres y estos le ignoran por completo, visitando las tiendas de abarrotes ahora abandonas, buscando lo que sea que quede de comer para regresar a casa y escuchar las transmisiones en automático que su vieja radio capta de cuando en cuando, con la esperanza de encontrar, quizas, alguien más allá afuera. Mabelle recuerda cuando había musica en la radio y, de cuando en cuando, pone un disco en su tocadiscos. Antes, los cadaveres ignoraban su voz pero, con el tiempo, aprendió como hacer que le presten atención y, a veces, hasta pareciera que disfrutan de su voz, si tal cosa es posible para una criatura feral y voraz. A veces, Mabelle se preguntaba si las enormes barcazas voladoras volverían a aparecer en el cielo como lo hicieron uno o mas años atrás, dejando caer una lluvia de criaturas deformes que rompían y consumían todo, preguntandose aun como es que había logrado sobrevivir. Fué en aquella particular noche en que la luna se ponía en el horizonte cual sol moribundo, que despues de ensalzar la paz y tranquilidad solitaria que ahora reinaba en el mundo muerto donde habitaba, un par de manos aplaudieron su puesta en escena y le dijeron: "Te vez muy sola, Mabelle Marker, cuando esa maravillosa voz debería ser escuchada por una legión de amigos. ¡Mis amigos!". Y, así, Mabelle había encontrado la primera mano que se estrechaba hacia ella. No era calida y parecía cubierta con el sudor de alguien cuyos pensamientos no le dan paz pero, aun así, seguía siendo una mano amistosa. La primera mano estrechada hacia ella con amistad sincera de la que tuviera recuerdo o memoria. Y, así, Mabelle Marker toca y canta para una audiencia que la escucha y la vitorea como ella siempre mereció, una audiencia fría y eterna, pues sus obscuras melodías y voz fueron hechas para los oidos de aquellos que no pueden encontrar descanso en el lecho fúnebre, sintiendo en aquellas melodías de estética inversa, una nueva (si es que no efímera), llamada de vuelta a la vida. Aun si fué la última sobreviviente de su mundo, tomado y destruido por las fuerzas de La Reina del Caos, Mabelle Marker nunca olvidó los modales que se le inculcaron desde pequeña y, por ello, es lo mas natural de este y cualquier otro mundo que, ahora que Rekhya le necesita, La Liricista Espectral repague la bondad que le ha sido mostrada poniendo su talento al servicio de La Guadaña Sonriente. De todas formas, ¿que mas podría querer ella que cantar ante la audiencia mas grande de todas? Frase Icónica: "Manos tomadas... se inicia el juego... roja llama... noche trae promesas... ¡Para los vivos: ...dejen que los muertos... REVIVAN!"

Chromie.- El llanto sincero de una criatura abandonada es, sin duda, uno de los lamentos mas desgarradores que el Magnaverso pueda haber escuchado y, quizás, una de las emociones que dió origen a la entidad que pasó a convertirse en La Reina del Caos. No obstante, son muchos los que cuentan con la dicha de jamas haber sido capaces de escuchar el lamento de una parte descartada o separada de su ser original. Bendecidos en ignorancia son aquellos que jamás han podido escuchar el triste y doloroso lamento que una flor cortada por el tallo emite al ser separada del todo original al que pertenecían, sufriendo una muerte lenta y penosa conforme sus células, incapaces de realizar todas las funciones que necesitan para sobrevivir, van sucumbiendo una a una, extinguiendose como una lenta y pesaroza llama. Es una fortuna que las flores y las pantas sean criaturas tan pasivas y de sentimientos tan simples o, de lo contrario, el odio que tales torturas engendraría sería legendario. Sin embargo, no todas las entidades que cobran independencia al ser forzosa y dolorósamente exterpidas de su anfitrión y dueño original pueden mantener dicha ecuanimidad. Algunas recuerdan, con un anhelo ardiente y terrible esa unidad de la que ahora son privadas, y ese anhelo se torna en un odio y recentimiento tan ponzoñoso que es capaz de invadir cada pensamiento, cada sentimiento, cada memoria, hasta que todo está coloreado por esa única y solitaria sensación. Chromie no entiende como es que de un momento a otro se encontraba extraviada en El Camino Palido, huyendo desesperadamente de La Puerta, la cual se abría de par en par como un tiburón hambriento, con los ojos de sus famélicos hermanos y hermanas, estirando sus manos hacia ella, buscando que arrebatarle lo que tanto esfuerzo le había costado conseguir para ella. Ella sabía por qué lo hacían. Ella conocía sus hambres y sus agonías, porque ella tambien había sido un illya alguna vez, nacida de las aguas de aquel furioso caos para ser parte de Craig. Pero, ¿donde estaba el ahora?, ¿Donde estaba el ahora cuando rogaba y suplicaba?, ¿Donde estaba el cuando la mitad de su rostro era arrancada junto con otras partes de la persona que había sido creada para ella, exponiendo la verdadera obscuridad de su naturaleza y verdadera forma? No. El no estaba, y fueron otras las manos que la salvaron de ser devorada por sus propios hermanos. Las manos de una persona sonriente que dijo: "Te dejaron atrás, Chromie... Pero, no te preocupes. Todo está bien ahora... porque seremos amigas... estaremos juntas ahora... para siempre. Los olvidados... debemos ser amigos".
avatar
Seemos Yantra
Admin

Mensajes : 42
Fecha de inscripción : 26/04/2016
Edad : 35

Ver perfil de usuario http://entrevivosyroleros.activo.mx

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.