The Revenge Of God - Reveal: Ostos

Ir abajo

The Revenge Of God - Reveal: Ostos

Mensaje por Seemos Yantra el Mar Jul 31, 2018 12:31 pm

Bienvenidos a "The Revenge Of God - Reveal: Ostos". En el mundo natural, solo el mejor sobrevive. El mas fuerte, el mas rápido, el mas astuto, el mas ingenioso. En el mundo natural, no hay medallas para el segundo o tercer puesto porque donde el cazador sobrevive, la presa muere para ser alimento de los fuertes. En el principio, las cosas obedecían a esta simple ley y todo era harmónico. Pero los descendientes de El Arbol del Conocimiento mal usaron el presente que se les había dado abusandolo, entregando su fuerza y perfección por saciar sus placeres y vanidades, creando mundos sin sentido donde los débiles y enfermizos subyugan a los fuertes y saludables. Cuando las leyes antiguas son quebrantadas, el único resultado posible es la tragedia, y la tragedia llegó a todo lo creado. Ostos presenció cuando los pecados de los descendientes de El Arbol del Conocimiento se hicieron carne inmortal y llegaron sus tierras, a sus reinos, a sus mundos, destruyendo todo lo que habían creado y adorado por miles de años, dejando atrás solo el aullido mudo del vacío. Tal fué el precio a pagar por los fuertes que malgastaron su don, volviendose débiles. El arte de transformar el mundo le fué dado a los fuertes para hacer sus dones perfectos y mas refinados, no para reemplazarlos volviendolos inválidos. Es la lección que el nuevo cosmos debe tener siempre presente, o morira denuevo a manos de El Olvido. Solo el mas rápido, el mas fuerte, el mas astuto, el mas ingenioso, el mas perfecto, prevalece. Tal es la ley de la evolución natural. Tal es la ley del cazador.

Si bien I/O-D sabe que Ostos no es maligno en ningún sentido, El Corazón de Galantea desprecia el concepto de "la ley de la selva" considerando que todas las formas de vida deberían tener igual oportunidad de existir, sea que estas sean "superiores" o "inferiores" indistintamente y que la civilización demuestra que es posible que "las formas de vida inferiores" puedan terminar ejerciendo supremacía y superioridad sobre aquellas que han sido dotadas de formas mas eficientes para el mundo natural por cuestión de suerte o destino. Despues de todo, para existencias como I/O-D, un cuerpo es meramente un embase temporal a usarse a conveniencia mientras que las formas de vida orgánica están, tristemente, encadenadas a sus formas. Para los descendientes de El Árbol de Hierro y Rueda, la forma física no es rasgo definitivo y, por ende, carece de significancia real.

Si bien Zeruel puede apreciar la perfección a la que El Cazador apunta, no puede encontrar posible una verdadera coexistancia pacífica en un cosmos donde aquellos sin voluntad de luchar son perseguidos implacablemente por aquellos que son mas fuertes que ellos. Tal no es un cosmos de paz sino una jungla de supervivencia mas propia del caos de El Abismo. Sin embargo, Zeruel comprende que este es un aspecto innegable de la naturaleza y que luchar contra esto sería de igual forma, contraproducente. Es cierto que incontables semillas de civilización pereceran antes de poder llegar a dominar su medio ambiente, pero las manos de El Campeón de Celestia están atadas en ese respecto.

Aun si rara vez intercambian palabra alguna, Honami y Ostos tienen un profundo nivel de entendimiento propio, pues cuando el segundo representa el principio de competencia propia y autopurga del mundo natural, buscando la perfección, Honami representa el crecimiento sempiterno y la exhuberante creatividad presente en toda la vida. La Red de Vida sabe que, al lado de alguien como Ostos, el nuevo cosmos podrá progresar hacia estados mucho mayores de evolución y autosuficiencia que antes, siendo capaz de enfrentar por si mismo amenazas como la anterior o peores como la haría un organismo sano y fuerte que ha aprendido de su enfermedad.

Kanno no tienen ningún interés en El Cazador. A sus ojos es una espíritu demasiado primitivo y violento para su gusto desde cualquier ángulo. Demasiado tosco para poseer cualquier tipo de sensibilidad o sensualidad. Demasiado salvaje para ser controlado de manera util. Ademas, Kanno sabe que El Cazador le desprecia por completo, indigna hasta de apuntarle una flecha y, en lo que a Kanno respecto, ella prefiere que las cosas se mantengan así: es un problema menos del cual preocuparse.

4705 considera a El Cazador como una expresión recalcitrante de las primeras etapas del desarrollo de la vida a travez de los mundos. Una suerte de "error" predecible y esperable de la forma en la que el cosmos presente está hecho pero que es totalmente corregible y eliminable en algunos pequeños ajustes. Para 4705, el cosmos presente no requiere ya de una era de grandes bestias y cazadores, regresando una vez mas al pasado primordial. El cosmos necesita salir de sus viejos y enmohecidos protocolos de inicio y pasar a una era diferente, ordenada, depurada, limpia, inteligente. No hay lugar para bárbaros incivilizados en un cosmos mejorado.

Ostos es una de las pocas personas por las que Rekhya siente cierto recelo. Sabe que, como ella, el tambien ejerce influencia sobre los espíritus y podría llegar a quitarselos si está demasiado cercan, por lo que La Guadaña Sonriente evita a El Cazador a toda costa. Rekhya sabe que con sus "leales amigos" es virtualmente invencible, pero sabe tambien que en un combate uno a uno con Ostos no tendría oportunidad alguna. Es por eso que cuando El Cazador demanda una audiencia con un alma, Rekhya concede tal favor sin chistar con tal de que Ostos parta y se aleje tan pronto como llegó a su presencia.

La posición de Ruenis respecto a Ostos es en mucho similar a su posición respecto a Rekhya. Por un lado, El Constructor comprende que la naturaleza requiere de mecanismos de selección natural para reforzar la subsistencia del mas apto y fuerte, llevando a un ecosistema resistente y saludable. Sin embargo, tambien es cierto que, llegado a cierto nivel de conciencia, las formas de vida ya no necesitan estar atadas a la brutal cadena alimenticia donde si no devoras eres devorado. Este último punto es álgido y Ruenis sabe que sería imposible intentar discutirlo o explicarselo a Ostos quien, lejos de ser denso de mente, es simplemente en extremo terco y anclado en las viejas maneras del mundo natural.

Darielle ciertamente no disfruta de la presencia de El Cazador, considerandolo poco mas que "un animal que sabe hablar y pensar mas de lo que le compete" lo que, a su ver, lo hace "un animal en extremo peligroso". Es una dicotomía para El Conjurador Azul pues un ser "tan simple" como Ostos debería ser facil de complacer pero, lejos de serlo, la terquedad y de El Cazador por hacer las cosas a su manera y con el esfuerzo de sus manos hace imposible que El Conjurador Azul pueda ofrecerle nada y es por ello que Darielle vive siempre pendiente de no hacer alguna cosa que pudiese despertar la atención de Ostos, no fuese a ser que despertara un día con una de sus flechas clavadas junto a su cabeza por alguna criatura rara e impensada dejada libre por mera curiosidad.

Alineamiento: Total Neutral
Folios de interés: Scalykind, Trickery, Strength, Animal, Repose
Arma Favorecida: Shortbow

Campeones Conocidos:

Levari, Señora de Los Hebel.- Cuando Levari comenzó su larga travesía por las heladas vastedades de Imberia en busca de ayuda para su gente, jamás imaginó que terminaría envuelta en una de las mas grandes aventuras de la que se tuviera noticias en TayBalé. Ella tan solo era una niña cuando todo comenzó. Dotada de una inusual capacidad para ver el flujo de la vida a travez de las venas invisibles del mundo, Levari guiaba a su pueblo a travez de las heladas tundras de Imberia en grandes migraciones que podían durar años, buscando lugares en donde la vida floreciera y la caza fuese abundante. Sin embargo, cuando la ponzoña obscura comenzó a surgir de los suelos envenenando todo, la vida comenzó a desaparecer de Imberia y no había cosa que shamán alguno pudiera hacer contra tal maladía, así que la joven partió hacia las costas del continente norte en busqueda de ayuda, yendo en contra de los deseos de el jefe de su gente, su propio padre, quien le consideraba demasiado valiosa como para perderla en un viaje sin promesa de exito. Levari nunca imaginaría que sería en compañía de Jattí Hyokaja, la taciturna alcaldeza de Roh'tul que no solo encontraría una solución a la maladía que aquejaba a la fría tierra, sino que cumpliría la profecía de su gente encontrando el paraiso perdido, parandose en la cumbre de La Piedra del Destino, haciendo sonar el corno de su gente, declarando la llegada de "El Heroe" que reclamaría de vuelta la patría primordial de los suyos. Allí, con arco y flecha, Levari enfrentó a La Diosa del Ayer, liberandola de su prisión de hierro y devolviendole la vida, restaurando el flujo perdido y regresandole el verde a los bosques moribundo, y abriendo las puertas del paraiso perdido a su gente. Ella estuvo allí junto a Jatti Hyokaja, Mithbright de los uldra, y la Generala Toska Yutter de La Unión Gris para presenciar el sacrificio de Schopfergeist, La Dama de Rodio, por salvar TayBalé de la destrucción. Los años han pasado desde aquellos días y Levari ha crecido. Ha cazado a los crueles gigantes de hielo y librado batalla contra las bestias de hierro invasoras por igual, heredando el lugar de su padre cuando este se fué, guiando a su gente de maneras simples a sobreponerse a las eras de máquina y bala sin abandonar los viejos caminos y demostrando que el guerrero solo necesita su arma para derrotar el destino. Reconociendo tan indómito coraje, El Cazador ha convocado a Levari Arco de Hueso a la mas grande de las caserías. Frase Icónica: "¡Piensas mucho! ¡No pienses! ... Respira... Tensa... ¡y suelta! ¡Eso funcionará!"
avatar
Seemos Yantra
Admin

Mensajes : 42
Fecha de inscripción : 26/04/2016
Edad : 35

Ver perfil de usuario http://entrevivosyroleros.activo.mx

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.