The Revenge Of God - Reveal: Dairelle

Ir abajo

The Revenge Of God - Reveal: Dairelle

Mensaje por Seemos Yantra el Mar Jul 31, 2018 12:36 pm

Bienvenidos a "The Revenge Of God - Reveal: Dairelle". La magia es la fuerza mas poderosa de todas en el cosmos. Puede torcer y destrozar las leyes mas rígidas de los dioses, transformando mortales en divinidades y divinidades en mortales en un parpadeo. Es la voluntad manifestada en el mundo, es el sueño que se hace realidad, el milagro al alcance de los dedos del hombre. Está en todo y en todos, desde el acto mas natural hasta el mas antinatural. Está en el primer aliento de vida de un bebé y en la ardiente exhalación de un dragón. Aquel que conoce la magia tiene el cosmos entero a sus pies. Aquel que domina la magia es un dios sin corona. Aquel que tiene la magia reina sobre mentes y corazones sin límites. Pero donde muchos otros ven la herramienta perfecta para destruir y subyugar, Dairelle vosteza de aburrimiento. Teniendolo todo al alcance de sus dedos, ¿que diversión hay en transformar a las personas en muñecas vacías cuando su belleza radica en la inventividad de sus deseos? Un cosmos donde todos desean pero los deseos no se cumplen o son negados es aburrido, estancado, rancio. La gente solo se atreve a hacer cosas inusuales si sabe que hay una chance real de que sus deseos se hagan realidad, así que alguien tiene otorgar tales deseos de cuando en cuando, o el metodo para alcanzarlos. ¡Oh! ¡¿A que pudierase comparar la dicha de ver un deseo hacerse verdad?! ¡Nada! Pues nada es mas maravilloso que ver como un insignificante copo de nieve rueda y rueda haciendose mas y mas grande hasta generar una majestuosa avalancha, trayendo movimiento, cambio, vida a un paraje estático y aburrido. La magia es arte en movimiento, y Dairelle es un artista experto, mas que dispuesto a enzeñarle a cualquiera dispuesto a aprender. Despues de todo, ¿que mas divertido que un par de explosiones de colores o algunas plagas de sapos lloviendo del cielo como para cambiar la odiosa y aburrida rutina? Nada como un poco de caos para alegrar el día a día. ¿Que importan un par de estragos cósmicos de cuando en cuando? La vida es muy corta para pasarsela amargado y resentido... y la eternidad demasiado larga para pasarsela contemplando un orden inamovible. Así que, Dairelle te pregunta "¿Que deseas?"

Alineamiento: Chaotic Neutral
Folios de interés: Magic, Trickery, Knowledge, Chaos, Charm
Arma Favorecida: Quarterstaff

Campeones Conocidos:

* Alexandra Mihangel.- La mas antigua de sus seguidoras, Dairelle había observado a Alexandra desde que era una niña sin que esta lo supiera. Desde siempre había tenido el don y el talento de arrancar las formas del caos y la potencialidad con sus propias manos. Ya fuese con un carboncillo, con brocha, pincel, pluma o incluso con tijeras para podar, Alex podía hacer surgir la belleza oculta en el caos, dandole sentido, forma, expresión. Pero era cuando las manos de Alex se posaban en la piedra que las verdaderas maravillas aparecían. Había algo en las geometrías ocultas en los minerales y la roca viva que guíaba las manos de la dama desde muy joven, pero aun cuando sus cálculos y pulso perfecto le permitían crear piezas de una belleza única e inigualable como la artista que era, había algo faltante. Fué muchísimos años despues, madre de una hija y aun en duelo por la perdida de un amado esposo que Alex se atrevió a concebir la idea de que, quizas si le fuese posible darle a la piedra el suficiente detalle, el suficiente realismo, pudiese ser capaz de dotar esta con el aliento de vida con el cual los dioses habían fabricado a las primeras gentes a partir del polvo de los suelos. Ella nunca había tenido el talento para la magia, siendo incapaz de conectar con las complejas formulaciones requeridas para los hechizos, pero siempre había poseido una suerte de extraño don en las manos que le permitía sentir la substancia y naturaleza interna de los objetos, como si su mente pudiese dibujar el plano secreto de las cosas que tocaba y, fugazmente, alterarlo ligeramente en su composición. Fué en aquellos dias en que su deseo de ver a su amado perdido nuevamente le impulsaron a crear una de sus mas asombrosas esculturas que Dairelle Manto Azul apareció ante ella como un humilde interesado en su arte, haciendose cercano poco a poco, hasta que la escultora abrió su corazón al mago y este le mostró apenas si lo que podría llegar a hacer de dominar el arte de la animación. Alex no puede traer de vuelta a los muertos y, ciertamente, aun no puede fabricar personas con el material del que está hecha la matriz del suelo, pero Dairelle le ha enzeñado lo suficiente como para despertar los espíritus en la piedra, conjurando artísticos y terribles guardianes a su lado. Pero, es solo cuestión de tiempo: cuando llegue el momento, Dairelle le enzeñará a esculpir la carne y sincelar el hueso y, entonces, como Vulcano en su forja, será capaz de crear cosas que el mundo jamás ha visto antes, así como restaurar aquello que se perdió. Frase Icónica: "Nunca me gustaron las serpientes, pero tienes que admitir que eran unos maestros de la piedra. Si tan solo pudiera saber..."

* Jehanne S. Bach.- Alguien temeroso y tímido, Jehanne era siempre la sombra de cualquier grupo donde estuviera. Cuantas veces había querido expresar su disconformidad respecto algo, decirle "no" a alguien, decir lo que realmente quería, pero la voz siempre se quedaba atorada en su garganta y, complaciente y sumiza, Jehanne siempre terminaba accediendo a los pedidos, demandas, y caprichos de los demás. A nadie le importaba realmente quien era ella, ni mucho menos su insodable pasión por la música. Incluso en esto era vista como inferior por sus severos tutores, quienes convencidos de que la joven no tenía talento alguno, no tenían reparo en recalcar sin piedad cada error, grande o pequeño, que Jehanne cometiera durante sus prácticas, aun cuando la joven parecía dominar con facilidad la teoría de cualquier instrumento que probase en muy poco tiempo. Y, es que, en realidad, se trataba de eso: aun si el violín era su favorito, a veces sentía que podía sentir las ondas y las frecuencias en el viento como si fuesen los movimientos de sus propias cuerdas vocales o la presión en sus pulmones, casi como si la música misma y no el instrumento fuesen una extensión de su propio cuerpo. Pero a nadie le importaba eso (mucho menos al hombre que, siendo ella apenas una adulta, le había desposado por arreglo familiar, solo para dejarle al descubrirse, de la peor forma, que era incapaz de concebir). A nadie, excepto a Dairelle, quien vino a la joven, pretendiendo ser alguien interesado en su música y, ciertamente, no mentía, pues sabía que Jehanne era especial. De hecho, tan especial que los instrumentos musicales que tanto amaba la muchacha resultaron ser una lisiante muleta, descubriendo así que ella no necesitaba instrumento alguno para la conjurar la música: ella podía lograr que el aire mismo cantase como una espectral y perfecta orquesta a su capricho y orden, tan magnífica y sobrenatural que podía hacer magia sin necesidad de palabras secretas o fórmulas. Dairelle se lo mostró y, aquella noche, Jehanne fué libre por primera vez en su vida, conociendose a sí misma mientras los cimientos de la tierra temblaron y aquel estancado y miserable poblado del este conoció el sonido terrible de "La Bruja Sinfónica". Frase Icónica: "No... ¡¡¡NO SON SOLO NOTAS: SON GRITOS HUMANOS!!!"

* Syuzanna Dolstoi.- La gente subestima el poder de las palabras. Escritas o dichas, las palabras conllevan el significado de las cosas y, por ende, los bloques esenciales de la existencia. No en vano los goblins le temen a la palabra escrita, imaginando que todo lo que se escribe es borrado de sus mentes. En cierta forma, Syuzanna siempre lo supo pero no podía ponerlo en las palabras adecuadas. Al menos, no las necesarias como para que la gente le prestara atención en las gélidas tierras de La Unión Gris. Su tiempo era otro, despues de todo: una época de ejercitos chocando, de grandes inventos, y de personas legendarias haciendo cosas que cambiarían el destino del mundo. ¿A quien le importaban las palabras en aquellos días? Es por ello que las palabras de Syuzanna fueron puestas al servicio de lo mundano y lo práctico, como era el estilo que tanto caracterizaba a La Unión Gris. Fué educada y entrenada en el arte de relatar los hechos a detalle y, en hacerlo, la turmagan descubrió la pasión de retratar el mundo a travez de las letras. No obstante, conforme la fama ganada a travez de la pasión de sus relatos sobre la gran guerra trascendía las fronteras de su hogar y muchos acusaban a que eran conmovidos hasta lo mas profundo por sus palabras, como si hubiesen sido partícipes de los eventos descritos por su pluma, Syuzanna comenzó a preguntarse si era posible, en la misma forma que la magia invoca hacia la realidad el deseo de la mente, que las palabras, como íconos de la realidad cotidiana y extraordinaria, eran capaces tambien de revertir su propósito, pasando de descriptores a modificadores de la misma. Pero, ¿como preguntarle de tópicos tan esótericos a sus colegas de oficio o a sus maestros? No, esto era algo que La Union Gris rechazaba categóricamente: la magia era una peligrosa reliquia del pasado y, como tal, debía quedarse en este, reemplazada por la ciencia. Pero, ¿no era acaso la magia la ciencia de lo invisible? Todas estas preguntas turbaban a la menor de 6 hermanas quien, desconsolada al haber descubierto las particulares preferencias y gustos de género de aquel que le robara suspiros, se sumía ahora en aquellas profundas cavilaciones sin respuesta, digna de los filósofos de épocas perdidas. Pero todo cambió cuando llegó aquella carta a su mesa. Aquella misteriosa carta de sobre azul escrita en aquella caligrafía perfecta, invitandole a explorar el tenue límite entre descripción y creación y el poder oculto de la palabra. Dairelle le enzeñaría la simetría de las sílabas, y la densidad del significado. Ella siempre lo había sabido y ahora mas que nunca, cuando su mundo entero había desaparecido por "un mero tecnicismo literario", no podía sentir que tuviese mas razón. Aun no pero, quizas algún día, aprendería la palabra correcta, y TayBalê volvería a existir aunque, quizas, no como ella lo recordaba sino como ella quería que fuese, expresado en sus propias palabras. Frace Icónica: "La palabra es verbo. Ergo, eres lo que dices. Duela a quien le duela."
avatar
Seemos Yantra
Admin

Mensajes : 42
Fecha de inscripción : 26/04/2016
Edad : 35

Ver perfil de usuario http://entrevivosyroleros.activo.mx

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.