The Revenge Of God - Fausto...

Ir abajo

The Revenge Of God - Fausto...

Mensaje por noxoris el Jue Sep 13, 2018 11:56 am


https://youtu.be/AWTzxzklrC0?t=29

A mitad del camino de la vida,
en una selva oscura me encontraba
porque mi ruta había extraviado.

¡Cuán dura cosa es decir cuál era
esta salvaje selva, áspera y fuerte
que me vuelve el temor al pensamiento!

Es tan amarga casi cual la muerte;
mas por tratar del bien que allí encontré,
de otras cosas diré que me ocurrieron.

Yo no sé repetir cómo A mitad del camino de la vida,
en una selva oscura me encontraba
porque mi ruta había extraviado.

¡Cuán dura cosa es decir cuál era
esta salvaje selva, áspera y fuerte
que me vuelve el temor al pensamiento!

Es tan amarga casi cual la muerte;
mas por tratar del bien que allí encontré,
de otras cosas diré que me ocurrieron.

Yo no sé repetir cómo entré en ella
pues tan dormido me hallaba en el punto
que abandoné la senda verdadera.

Mas cuando hube llegado al pie de un monte,
allí donde aquel valle terminaba
que el corazón habíame aterrado,

hacia lo alto miré, y vi que su cima
ya vestían los rayos del planeta
que lleva recto por cualquier camino.

Entonces se calmó aquel miedo un poco,
que en el lago del alma había entrado
la noche que pasé con tanta angustia.

Y como quien con aliento anhelante,
ya salido del piélago a la orilla,
se vuelve y mira al agua peligrosa,

tal mi ánimo, huyendo todavía,
se volvió por mirar de nuevo el sitio
que a los que viven traspasar no deja.

Repuesto un poco el cuerpo fatigado,
seguí el camino por la yerma loma,
siempre afirmando el pie de más abajo.

Y vi, casi al principio de la cuesta,
una onza ligera y muy veloz,
que de una piel con pintas se cubría;

y de delante no se me apartaba,
mas de tal modo me cortaba el paso,
que muchas veces quise dar la vuelta.

Entonces comenzaba un nuevo día,
y el sol se alzaba al par que las estrellas
que junto a él el gran amor divino

sus bellezas movió por vez primera;
así es que no auguraba nada malo
de aquella fiera de la piel manchada

la hora del día y la dulce estación;
mas no tal que terror no produjese
la imagen de un león que luego vi.

Me pareció que contra mí venía,
con la cabeza erguida y hambre fiera,
y hasta temerle parecia el aire.

Y una loba que todo el apetito
parecía cargar en su flaqueza,
que ha hecho vivir a muchos en desgracia.

Tantos pesares ésta me produjo,
con el pavor que verla me causaba
que perdí la esperanza de la cumbre.

Y como aquel que alegre se hace rico
y llega luego un tiempo en que se arruina,
y en todo pensamiento sufre y llora:

tal la bestia me hacía sin dar tregua,
pues, viniendo hacia mí muy lentamente,
me empujaba hacia allí donde el sol calla.
Mientras que yo bajaba por la cuesta,
se me mostró delante de los ojos
alguien que, en su silencio, creí mudo.

Cuando vi a aquel en ese gran desierto
«Apiádate de mi -yo le grité-,
seas quien seas, sombra a hombre vivo.»

Me dijo: «Hombre no soy, mas hombre fui en ella
pues tan dormido me hallaba en el punto
que abandoné la senda verdadera.

Mas cuando hube llegado al pie de un monte,
allí donde aquel valle terminaba
que el corazón habíame aterrado,

hacia lo alto miré, y vi que su cima
ya vestían los rayos del planeta
que lleva recto por cualquier camino.

Entonces se calmó aquel miedo un poco,
que en el lago del alma había entrado
la noche que pasé con tanta angustia.

Y como quien con aliento anhelante,
ya salido del piélago a la orilla,
se vuelve y mira al agua peligrosa,

tal mi ánimo, huyendo todavía,
se volvió por mirar de nuevo el sitio
que a los que viven traspasar no deja.

Repuesto un poco el cuerpo fatigado,
seguí el camino por la yerma loma,
siempre afirmando el pie de más abajo.

Y vi, casi al principio de la cuesta,
una onza ligera y muy veloz,
que de una piel con pintas se cubría;

y de delante no se me apartaba,
mas de tal modo me cortaba el paso,
que muchas veces quise dar la vuelta.

Entonces comenzaba un nuevo día,
y el sol se alzaba al par que las estrellas
que junto a él el gran amor divino

sus bellezas movió por vez primera;
así es que no auguraba nada malo
de aquella fiera de la piel manchada

la hora del día y la dulce estación;
mas no tal que terror no produjese
la imagen de un león que luego vi.

Me pareció que contra mí venía,
con la cabeza erguida y hambre fiera,
y hasta temerle parecia el aire.

Y una loba que todo el apetito
parecía cargar en su flaqueza,
que ha hecho vivir a muchos en desgracia.

Tantos pesares ésta me produjo,
scon el pavor que verla me causaba
que perdí la esperanza de la cumbre.

Y como aquel que alegre se hace rico
y llega luego un tiempo en que se arruina,
y en todo pensamiento sufre y llora:

tal la bestia me hacía sin dar tregua,
pues, viniendo hacia mí muy lentamente,
me empujaba hacia allí donde el sol calla.
Mientras que yo bajaba por la cuesta,
se me mostró delante de los ojos
alguien que, en su silencio, creí mudo.

Cuando vi a aquel en ese gran desierto
«Apiádate de mi -yo le grité-,
seas quien seas, sombra a hombre vivo.»

Me dijo: “Hombre no soy, mas hombre fui"

>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>><<<<<<<<<<<<<<<<<<<<

[Fausto??? Algún lugar del abismo??? 1 año atrás de la fecha actual aproximadamente???]

Todo este tiempo engañado haciendo me la idea de coger la divinidad, cuando de alguna forma lo sabía, me deje llevar por todas esas historias llenas de fracaso pensando que yo si podría lograrlo…[Que tontería, botando su bebida].

La divinidad no es para los seres mortales primero debería haber escalado a otros aspectos y aún así a lo mejor seguiría lejos de obtenerla dado que para eso tendría que haber renunciado a tantas cosas que no hubiese deseado, después de todo no creo poder haber dejado de seguir siendo humano, Amando y protegiendo lo más simple que tenía, fue ese el comienzo de toda esta idea poder protegerla; creí que escalando de esa forma podría intervenir y cuidarla ah ambas a todos pero tome muchos atajos y me fui desviando del camino…[maldita sea!!! Comiéndose los cabeza vendada] un golpe muy bajo nunca hubiese pensado que ella…bueno tal Vez si me si cuenta y sólo decidí segarme pensé que después podría parar todo esto pero después perdí el control; tal vez en cierta forma accedí a ese tonto plan con tal de olvidar todo eso y poder recapacitar pero, todo ya era un alboroto todo ya estaba consumiéndose; si nos traicionaron mi plan era un borrado de memoria y tal Vez así poder ver otra expectativa, pero también nos quitaron nuestro poder, no teníamos ni la fuerza, ni la astucia, ni las habilidades suficiente para poder detener lo que tan avanzado ya estaba, teníamos que movernos teníamos que seguir, pero nuestros amigos que una vez fueron también se encontraban consumidos por la desesperación y nosotros también comenzamos a caer en ella… [mierda, golpeando la pared con su puño vendado].

Ella nos traicionó por completo, ella opto por ese camino ella le dio cabida a esa opción…nunca pensé que mis ideas fueran mal interpretadas, mis actos fueran el producto de su desesperación no pude explicarle que la idea de llegar a la divinidad era para salvarla y de alguna forma dejar que nos dejen vivir en paz aunque eso también fuera una mentira…

Ni las divinidades son felices del todo, ahora lo se, ascender a tal rango cambia muchas cosas y las formas de ver las cosas, ya no vez por tu familia y tus amigos…ahora vez por cosas más grandes como ellos dicen cosas que influyan mas en el mundo, universo, magnaverso o lo que sea y si eso prima más que tu familia pues es primordial realizarlas… tal Vez ni siquiera hubiera sido un buen Dios. Perdí el camino muchachos y la casa dual quedó por los suelos, los comprometí a ustedes y ahora…[siendo interrumpido]

(Hombre de cabellos platinos) [poniendo la mano en el hombro vendado de fausto] tranquilo muchacho, todo va estar bien ahora no estás sólo, eh llegado un poco tarde pero llegaremos a solucionar todo esto, pero no será fácil, estarás dispuesto a hacerlo???

Fausto> por supuesto que si… de alguna forma tengo que enmendar lo que hice, lo que la casa dual hizo y lograr lo que realmente quisimos por el bien de todos…

(Hombre de cabellos platinos)> no muchacho Tal Vez lo que hagamos sea más grande que eso, no sólo los dioses piensan a un nivel mayor, también nosotros lo podremos hacer, descuida está en mi interés que se limpie el nombre de la casa dual [volteando a ver un escudo recostado en la pared en una esquina de la habitación] y también el de nuestros compañeros [posando su mano en el pecho de fausto].

Fausto> [mirando fijamente al sujeto] tu quien eres y como es que…[siendo interrumpido de nuevo]

(Hombre de cabellos platino)> tranquilo muchacho soy un aliado de no ser así ya te hubiese machacado pero por ahora es momento que descanses has tardado 15 días en levantarte y aún sigues débil no soy un curador pero pude conseguir algunos por aquí y por ahora deberías guardar reposo y ya después podrás atenderte solo supongo…[recogiendo el recipiente que voto Fausto y cogiendo su escudo]

Fausto>[casi recostado en la cama, mirando sorprendido]> ese es!!! Viejo quien eres???

(Hombre de cabellos platinos)> [saliendo de la habitación] > yo… soy Dalí… y me alegra que reconozcas los viejos símbolos tribales muchacho [ cerrando la puerta de la habitación ] ahora descansa para que te recuperes pronto tenemos que comenzar a movernos ahí muchas cosas por hacer antes del gran evento muchacho…

Fausto> [cerrando los ojos recostándose en la cama] parece que la cosa se ah puesto más dura que está sucediendo haya afuera, perdón amigos, Naomi, Eika, hare todo lo que este a mi alcance para arreglar esto y Tal Vez como dice el viejo mejorar todo a un nivel mayor …por ahora espérenme un tiempo.



》》》CONTINUARÁ…》》》




noxoris

Mensajes : 13
Fecha de inscripción : 04/05/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.